"Cariatis, el primer nocino argentino premiado en el mundo"
Con 93 puntos, el Cariatis 2013 obtuvo doble medalla de oro en el 11° Concurso Internacional de Vinos y Licores Vinus 2014

EL NOCINO

la verdadera magia del licor de nuez se conserva en el ámbito familiar
HISTORIA
El nocino es un licor de nuez cuyo origen se pierde en el laberinto del tiempo.

Luego de que el nogal, originario de Asia, llegara a Europa, fueron muchos los pueblos que utilizaron sus frutos con finalidades mágicas y curativas. La tradición refiere que los Pictos, asentados en las actuales Islas Británicas, ensayaron con la maceración de nueces para obtener una bebida y que los Celtas llevaron la costumbre al continente, donde a través de Francia arribó a Italia. Otras fuentes aseguran que la llegada a la península itálica fue por la vía griega, luego de que los romanos conquistaran esa civilización. Es probable que ambos caminos hayan corrido paralelos.


Lo cierto es que la tradición del licor de nuez aparece en la Italia medieval cargada de leyendas mágicas, en las que las brujas juegan un papel decisivo porque el nogal fue considerado desde siempre un árbol con poderes mágicos. La sombra de sus copas era garantía del cumplimiento de los compromisos que se sellaban allí y con sus frutos se obtenían poderosas pócimas encantadas.


En la actualidad se elabora nocino en distintas regiones de Italia, en cada una con características particulares, pero sin dudas es la región de Emilia-Romaña el centro de la tradición. En las provincias de Parma y de Modena se pueden probar los más deliciosos y en varios pequeños pueblos, como Noceto o Spilamberto, hay un culto centenario conservado en lo doméstico.


Cada familia que elabora nocino asegura tener la receta original y también los hay industriales. Pero la verdadera magia del licor de nuez se conserva en el ámbito familiar. En Italia las nueces verdes se cosechan el 24 de junio, la noche de San Giovanni, para el solsticio de verano, cuando han llegado a su “tiempo balsámico”. En ese momento están a punto para iniciar el proceso.

HISTORIA DEL NOCINO CARIATIS

La tradición italiana del nocino arribó a Mendoza a través de la inmigración de fines del siglo XIX y principios del XX. En estas tierras las nueces verdes llegan a su “tiempo balsámico” en diciembre, dependiendo el momento preciso del mes para la recolección de la altura sobre el nivel del mar donde estén plantados los nogales. Mientras más altos se encuentren, la cosecha más se acerca a la Navidad. La receta con que se elabora Cariatis proviene de la zona de Parma y fue transmitida a la familia Correas Micale por manos virtuosas.


La historia de Cariatis se remonta veinticinco años atrás, en el siglo pasado. Un amigo regaló a los recién casados Jaime Correas y Adriana Micale una botella verde llena del nocino alumbrado por él. Con generosidad, rellenaba el envase cada vez que se les acababa. Pasaron los años y a fines de 2005 ofreció al matrimonio compartir su receta. En diciembre cosecharon las nueces verdes y prepararon juntos el alcoholato en frascos que cerraron con celo para que quedaran herméticos. Depositaron los recipientes en una esquina del jardín de los Correas Micale donde recibían luz solar y sombra. Para ese tiempo vivían en su casa junto a sus tres hijos: Paloma, Victoria y Francisco.


Llegado marzo se hizo por primera vez el segundo paso de la receta, hirviendo vino tinto con los distintos ingredientes. Así recrearon la operación mágica transformando los productos de la naturaleza en “l’elisir de San Giovanni”, según una denominación italiana del nocino. El “sciroppo” o jarabe obtenido de la cocción se dejó enfriar y se mezcló con el alcoholato resultante de la maceración en alcohol puro de las nueces verdes cascadas. Así, aquel año se alumbró la primera versión. La operación fue repetida por Jaime, con la ayuda de su familia, durante siete años. Para 2013, se decidió aumentar el volumen de la producción casera anual de los pocos litros que se venían elaborando a una más grande. La iniciativa dio como resultado un nocino que, sin perder la identidad artesanal, permitió una mayor difusión. Así nació Cariatis.


La receta, siguiendo una vieja tradición de siglos, fue modificada en ciertos pequeños detalles por los Correas Micale a partir de la experimentación. Durante los primeros años se varió el tipo de vino tinto utilizado, hasta adoptar el Malbec, luego de probar Cabernet, Bonarda y Merlot, entre otros varietales, además de algunos cortes. Así fue que se llegó a un licor de nuez con base de Malbec, emblema de los vinos argentinos y mendocinos, en el que se unen las mejores tradiciones mediterráneas de la nuez y la uva. Los frutos del nogal y la vid son la base de Cariatis.

En el seno familiar se han conservado como tesoros muestras de cada uno de los nocinos logrados a fin de testear el modo en que van envejeciendo. Lo hacen de manera inmejorable, con el paso del tiempo van ganando en sabores y aromas. También se hicieron experimentaciones en las proporciones utilizadas de cada materia prima, pues tal como refiere una tradición de la Modena del setecientos, acerca de las recetas del nocino: “se dicen los ingredientes, pero no las dosis de cada uno”. Ese secreto se conserva “tuttelato dall’omertá familiare”, tal como relata “La vera storia del nocino” conservada por la familia modenese Grappi. A través de un poema, en el que Pellegrino Grappi a fines del 1700 registra la tradición del licor de nuez en primera persona, sus descendientes mantuvieron a través de las generaciones una antigua versión tradicional de la historia del licor.

El nombre Cariatis

Cariatis es la diosa griega del nogal y significa “Virgen de Caria”. Caria proviene de “karua”, nogal, y “karuon”, nuez, y es una provincia griega en la actual Turquía cuya capital era Halicarnaso. Cariatis es una deidad preclásica que fue asimilada por Artemisa, la cazadora, hija de Zeus y Leto, melliza de Apolo, y una de las diosas más veneradas.

La mitología refiere que la construcción del templo de Artemisa se debió a la repentina muerte de Caria, cuyo padre era rey de Laconia, quien por la pena ordenó las obras. Ella era amada por Dionisos y su muerte lo obligó a transformarla en nogal. La asimilación a Artemisa viene por una doble vía simbólica, además de por el templo. A ambas se las asocia a la virginidad y también a la naturaleza, a través del nogal. Cariatis dará nombre a las cariátides, columnas o pilastras en forma de mujer. En tiempos lejanos esos elementos arquitectónicos eran tallados en la madera del nogal sagrado.

Las botellas de Cariatis hoy llevan en su interior esa historia recontada en cada producción anual. En el nocino mendocino se condensa una tradición milenaria de origen europea que se repite cada año con nuevos matices en Mendoza.
NOCINO cariatis ficha técnica


NOCINO CARIATIS

Cariatis es un licor hecho a base de nueces verdes maceradas en alcohol. Obtenido el alcoholato se fusiona con un “sciroppo” o jarabe de vino Malbec, azúcar, cáscara de limón, nuez moscada, canela, clavo de olor y regaliz o liquirizia de Calabria. Tiene 24° de alcohol.


NOTA DE CATA

De color marrón oscuro, desprende aromas donde se perciben la nuez, el vino y el resto de los ingredientes. Tiene una textura con la densidad justa para acariciar el paladar y tomar volumen en boca, además de dejar un agradable sabor residual.


TEMPERATURA

Si bien el nocino se puede tomar a temperatura ambiente y en última instancia depende su mayor disfrute del gusto individual, es interesante enfriarlo, pues el frío enriquece texturas y sabores. El alto contenido de alcohol impide el congelamiento.


contacto

E-mail

contacto@nocinocariatis.com


ENCONTRANOS EN